Cómo acondicionar nuestra casa para el teletrabajo

La influencia de la arquitectura saludable es básica durante el confinamiento provocado por la crisis del Coronavirus
Adrián Díaz-Caneja -
Cómo acondicionar nuestra casa para el teletrabajo
Cómo acondicionar nuestra casa para el teletrabajo

El teletrabajo se impone como medida organizativa en miles de empresas por la crisis del Covid19. Son muchos los que contaban con cierto bagaje en esta forma de organizarse, mientras que para muchos otros se trata de un escenario nuevo. Con Rita Gasalla, CEO de Galöw, la firma pionera de arquitectura saludable en España, analizamos cómo mejorar nuestro hogar para los días que vivimos y que nos esperan. Su testimonio también se encuentra en nuestro descargable "Cómo mejorar el teletrabajo desde RRHH y PRL", donde abordamos de manera más profunda diferentes cuestiones sobre el trabajo en casa. Esta es nuestra conversación con Rita: ¿Qué le dirías a alguien que arranca un periodo de teletrabajo para que pueda mejorar su espacio laboral en casa?

Deberíamos dedicarle el tiempo necesario a optimizar -en la medida en que nos sea posible- las condiciones físicas de nuestro entorno de trabajo en casa. Vamos a estar en ese lugar ocho horas al día aproximadamente y si no lo acondicionamos debidamente, podríamos perder nuestro bienestar, bajaría nuestro rendimiento y empezaríamos a padecer estrés.

Todas las medidas de Arquitectura Saludable que aplicamos en las oficinas para preservar nuestro bienestar, funcionan también cuando se trabaja en casa.

Cada vivienda tiene unas posibilidades diferentes, por lo que probablemente no se puedan tomar todas las medidas para tener un puesto de trabajo ideal, pero cada uno debería adoptar todas las posibles para mejorar las condiciones de su puesto de trabajo en casa al máximo.

¿Qué aspectos solemos cuidar poco en casa y perjudican el acondicionamiento de una zona como espacio laboral?

Hay muchos aspectos que deberíamos cuidar más en las casas para conseguir unas condiciones de Arquitectura Saludable: la elección del lugar en el que trabajamos, la colocación del mobiliario y que éste sea ergonómico, la calidad e intensidad de la luz ( natural y artificial), la calidad del aire-ventilación y el confort térmico, además del conjunto de aspectos que nos ayudan a preservar nuestro bienestar físico y mental como son mantener la actividad física adecuada, disfrutar de la cercanía de las plantas y de las vistas.

¿Cuál es el mejor sitio de la casa para tener nuestra mesa de trabajo?¿Es bueno estar cerca de ventanas?

Lo ideal es tener un espacio reservado sólo para trabajar y que podamos dejar cerrado fuera del horario de trabajo. Si no hubiera esa posibilidad, debemos evitar trabajar en el dormitorio, dado que esto puede alterar nuestro descanso nocturno. En el caso de que el dormitorio fuera el único lugar posible donde trabajar, nunca deberíamos trabajar encima de la cama, hay que cuidar mucho la ventilación, y en cuanto acabemos, debemos sacar los dispositivos electrónicos de la habitación.

El lugar elegido tampoco debe ser un lugar de paso del resto de la familia, para favorecer la concentración. Está comprobado que la luz natural y las vistas mejoran el rendimiento y el estado de ánimo. Lo ideal es tener el máximo de luz natural posible sin que deslumbre. Debes colocar la mesa de manera que el lado más largo quede perpendicular a la ventana y si tuvieras la suerte de tener vistas, colocar la mesa de modo que las puedas disfrutar. La luz natural debe entrar por la izquierda si eres diestro y por la derecha si eres zurdo, pero siempre priorizando el disfrute de las vistas.

¿Qué condiciones de luz se consideran óptimas para trabajar?

Habría que distinguir entre trabajar con ordenador y sin ordenador. En primer lugar debemos asegurar una iluminación ambiente suficiente para evitar los contrastes en nuestro campo visual, que causan fatiga ocular, por lo que siempre tenemos que complementar la luz natural con luz artificial. Debemos también combinar la luz directa para trabajar en papel con la iluminación indirecta para trabajar en la pantalla.

La cantidad y la calidad de la iluminación es esencial para mejorar nuestra concentración, el estado de ánimo y el sueño, debemos tener presente que una correcta iluminación puede incrementar nuestra productividad hasta en un 5%.

¿Cómo podemos mejorarlas en una situación como esta?

La iluminación debe aprovechar al máximo la luz natural, pero evitando el deslumbramiento y los reflejos, por eso no debemos sentarnos ni de frente ni de espaldas a la ventana. También hay que evitar la luz cenital deslumbrante, que produce fatiga.

Una buena forma de completar la iluminación es colocar un flexo o una lámpara de pié que arrojen luz directa e indirecta y con intensidad regulable. Lo óptimo es que además incorporen una variación del color de la luz en función del momento del día en que nos encontramos.

¿Cómo nos afecta el ruido en el trabajo? ¿Por qué debemos tener un lugar bien acondicionado acústicamente, si es posible?

El ruido nos afecta muy seriamente, hasta el punto de que puede reducir nuestra productividad en torno a un 15%, especialmente cuando se trata de tareas complejas, ya que reduce nuestra capacidad de concentración y nuestra creatividad se resiente.

Los niveles altos y constantes de ruido pueden generar estados crónicos de nerviosismo y estrés y elevan el riesgo de sufrir derrames cerebrales y ataques cardíacos. El ruido es el principal motivo por el que debemos aislarnos cuando trabajamos en casa.

¿Hay alguna manera de mejorar en casa la calidad del aire?

Si, y es muy importante hacerlo. Debemos tener en cuenta que en los espacios cerrados, el nivel de contaminación es habitualmente entre dos y cinco veces superior que el aire del exterior, y esto no es una excepción en las viviendas. Por ello debemos ventilar lo más posible y permitir la entrada del sol, ya que los rayos UV destruyen los patógenos. Cuando respiramos, y cuando limpiamos o cocinamos generamos CO2, COVs y pequeñísimas partículas materiales en suspensión que son muy dañinos para nuestra salud y niveles altos de concentración de C02 produce fatiga y baja nuestro rendimiento.

Las plantas, mejoran muchísimo la calidad del aire, ya que aportan oxígeno, reducen el CO2 y eliminan contaminantes del aire. Además mejoran nuestro bienestar mental, por lo que deberíamos incorporarlas en todas las estancias de la casa.

Para que los niveles de estos contaminantes bajen también debemos ventilar y permitir que entre aire del exterior. Pero si vivimos en zonas contaminadas nos entraría otros compuestos generados por la industria, el transporte y la actividad terciaria en general. En este caso, la solución es incorporar una ventilación mecánica con doble flujo y con recuperador de calor que incorpore filtros. Esto es, en lugar de ventilar abriendo ventanas, las mantendremos cerradas y cogemos aire del exterior a través de una pequeña máquina que extrae el aire viciado expulsándolo al exterior.

Estos días, con la drástica bajada de actividad, los niveles de contaminación han descendido muchísimo, por lo que el aire exterior ahora tiene un nivel de contaminantes excepcionalmente bajo.

¿Qué es el confort térmico?¿Cómo podemos alcanzarlo?

Es la condición mental en la que se expresa la satisfacción con la temperatura del ambiente. Cuando hablamos de confort, también debemos tener en cuenta la humedad relativa. Cuidando estos dos factores alcanzamos el confort higrotérmico. En las oficinas y por supuesto también en el caso del teletrabajo, las condiciones térmicas son uno de los parámetros que más afecta a nuestro rendimiento.

Para alcanzarlo, el tratamiento de la vivienda debe ser integral, empezando por el aislamiento de la fachada,que evite las infiltraciones de aire, la calidad de las ventanas y de las persianas, así como el sistema de climatización del ambiente.

Las instalaciones óptimas son las de suelo radiante, ya que tienen muy buen rendimiento y evitan la sensación de pies fríos.

¿Cómo debe ser el mobiliario?

Es muy importante que el mobiliario sea ergonómico, para evitar problemas de espalda.

Las sillas deben tener ruedas, y deben tener el asiento regulable en altura, tener reposabrazos también regulables en altura y a ser posible en 3 dimensiones y el respaldo ha de ser reclinable y estar dotado con soporte lumbar. Si tu silla no es ergonómica, utiliza la que te tengas permita mantener una buena postura.

Las mesas deben ser regulables en altura, para poder trabajar 30 minutos sentado y 30 minutos de pié. En caso de que no tengas una mesa regulable, puedes aprovechar los ratos para hacer llamadas para levantarte y pasear lo que puedas.

¿ Qué otras cosas debemos tener en cuenta?

Hay algunos hábitos muy recomendables a tener en cuenta para mantenernos saludables al trabajar en casa:

Cuando salgas a la calle, hay que tener en cuenta que las suelas de los zapatos traen todo tipo de patógenos de la calle. Es muy conveniente quitarse los zapatos antes de entrar en casa. Y si a veces se te olvida como me sucede tanto a mí, como al resto de la familia, pon un cartel en la puerta: "NI UN PASO EN CASA CON ZAPATOS DEL LA CALLE".

Mantén el hábito de no fumar en tu lugar de trabajo y para mantener el bienestar mental, aparte de tener plantas a la vista, ponte un horario y cúmplelo en la medida de lo posible, incluidas tus paradas habituales y no comas en la mesa de trabajo.

**Enlaces de Interés:

Te recomendamos

Primera Cumbre Mundial de Rafting en aguas bravas en San José...

La guía con las 30 etapas para hacer a pie, pero también en bici o si te apetece eleg...

El cacao en polvo te permite disfrutar de las ventajas del chocolate sin remordimient...

¿CrossFit o Maratón? Conócete a ti mismo y encontrarás la motivación para hacer depor...

Inspiratory Muscle Strength Training, una ventaja para deportistas que también ayuda ...

Ratones con síntomas parecidos al Alzheimer recuperan la memoria con suplementos de t...