Smart Feedback: "El reto es trabajar la confianza y la cooperación entre todos los compañeros"

Entrevistamos a las tres autoras del libro Smart Feedback con el objetivo de analizar en profundidad la "retroalimentación inteligente".
Paula Benito Martín -
Smart Feedback: "El reto es trabajar la confianza y la cooperación entre todos los compañeros"
Smart Feedback: "El reto es trabajar la confianza y la cooperación entre todos los compañeros"

Si no desarrollamos la capacidad de escuchar y comunicar de manera ‘inteligente’, difícilmente podremos saber qué aspectos tenemos que cambiar o mejorar. Para las autoras del libro Smart Feedback (edita LID, 2018), Jane Rodríguez del Tronco, Rosa Rodríguez del Tronco y Noemí Vico García, “una organización que avanza, que crece, que busca desplegar todo su talento, es una organización en la que el feedback forma parte del día a día de las personas”.

¿Cómo nace la idea de escribir esta obra?

Noemí Vico: En nuestro trabajo, en el ámbito del talento, nos encontramos con que, en el desarrollo de cualquier conjunto de habilidades, el feedback es un denominador común en las inquietudes de nuestros alumnos. Por suerte, las empresas cada vez son más conscientes de esta necesidad. De hecho, en nuestra formación como coaches, el feedback era considerado instrumento clave de aprendizaje, crecimiento y mejora de las relaciones. El último impulso que nos llevó a escribir Smart Feedback nos lo dio el reto que nos propuso uno de nuestros clientes: diseñar un programa para implementar en toda su organización, buscando un cambio cultural.

¿Las empresas que no aplican la “retroalimentación inteligente” lo tienen más difícil para desarrollar el talento y la gestión de equipos? ¿Qué consecuencias negativas puede tener no hacerlo?

Jane Rodríguez: El problema fundamental es que necesitamos de los ojos de los demás para ampliar nuestra visión de la realidad, para evitar anclarnos en nuestra forma de ver el mundo, generalmente limitada y condicionada tanto por nuestros paradigmas o creencias, como por las emociones que podemos estar experimentando en esos momentos. Aportar la visión de cada uno a los retos que nos enfrentamos es muy enriquecedor, y nos lleva a soluciones más eficientes. Además, en el trabajo en equipo es clave, dado que además cada uno puede contribuir desde sus fortalezas, buscando la complementariedad que nos haga actuar como si de un ser único, y mucho más perfecto, se tratase. ¿El reto? Trabajar la confianza y la cooperación de verdad entre todos los compañeros. Sin confianza no hay feedback, ni desarrollo.

En muchos casos, es difícil ofrecer un buen feedback porque nuestro interlocutor no encaja bien las “críticas”, ¿cómo tratamos con un trabajador o un compañero que se muestra reticente cada vez que intentamos hacerle una recomendación?

Rosa Rodríguez: Partiendo de la base de que todos intentamos hacer bien las cosas y agradar a los demás, salvo excepciones, a nadie le gusta que le hagan una crítica; y es por ello que cuando nos dicen que algo no lo hemos hecho correctamente puede aparecer la ira, el malestar o la agresividad. Es una forma de defendernos. Sin embargo, es absurdo defendernos de algo que nos va a aportar información y que nos va a facilitar desarrollarnos personal y profesionalmente. El reto, nuevamente, es la confianza entre las personas, que habremos de cultivar y cuidar en nuestro día a día. Y por supuesto, también será importante entrenarnos en el arte de dar feedback, empatizando con la otra persona y haciéndole sentir que nos importa, pues la propia autoconfianza de cada uno también es clave en nuestras relaciones con los demás y en cómo gestionamos las críticas.

En el libro habláis de la importancia de la gestión emocional en este ámbito… de buscar el equilibrio entre la razón y las emociones…

R.R.: La realidad es que recibir feedback se convierte en un momento incómodo que suele generar reacciones de rechazo. Y no sólo el "negativo" (o constructivo, como algunos prefieren llamarlo), pues hay personas que incluso el positivo o de refuerzo les hace sentir incómodos. Por eso, es básico que sepamos gestionar nuestras emociones de forma inteligente. Actualmente, existen estudios que demuestran que el 80-90% del éxito de una persona viene marcado por su inteligencia emocional, de ahí la importancia de conjugar emoción y razón. 

Destacáis los estilos de comunicación… el pasivo, el asertivo y el agresivo. Y habláis de la comunicación no violenta de Marshall… ¿en qué consiste?

N.V.: El trabajo de Marshall Rosenberg sobre comunicación nos ha parecido siempre muy potente para mejorar cualquier tipo de relación, por lo que tenía mucho sentido para nosotras incorporar su modelo de comunicación a Smart Feedback. Se trata de una visión desde la compasión y empatía para conectar, de verdad, con los demás y con nosotros mismos, a través de un lenguaje no evaluativo que elimina juicios y predisposiciones negativas. Nos basamos en la observación de los hechos de modo neutro, la expresión de nuestros sentimientos y necesidades, y la petición expresa en cuanto a algún aspecto del comportamiento.

Por último, ¿qué ventajas tiene para una organización aplicar un feedback inteligente?

J.R.: El feedback es la savia que hace que evolucionemos como personas a nivel individual y colectivo. Lo necesitamos para valorar cuál está siendo nuestro desempeño, para identificar tanto las áreas a mejorar, como los puntos fuertes sobre los que desplegar nuestro talento. El feedback es fuente de aprendizaje, una oportunidad para avanzar más rápido; y esto es esencial en los tiempos de cambio que vivimos, en los que además necesitamos ser más flexibles, adaptarnos a la velocidad del entorno e innovar para progresar.

Te recomendamos

Los comportamientos presentes en el liderazgo obedecen a la percepción que tienen los...

Analizamos los elementos que fomentan la motivación de los trabajadores y cómo aplica...

Analizamos el síndrome Boreout, una patología difícil de identificar debido a su simi...

Cada vez más países reconocen el derecho a la desconexión para cuidar la salud de los...