8 días levantándome de #BuenHumor

Entrevistamos a Sebas Lorente, conferenciante y campeón de Europa de Golf en silla de ruedas, para hablar de un libro, que por encima de todo, quiere aportarnos valores y actitudes para crecer como persona.
Henar Calleja -
8 días levantándome de #BuenHumor
8 días levantándome de #BuenHumor

¿Es posible levantarse de buen humor cada día e ir al trabajo con una sonrisa en la boca? Sebas Lorente nos asegura que sí y en su libro “8 días levantándome de #BuenHumor”nos cuenta cómo lo ha conseguido y cómo es posible construir nuestra propia felicidad. En 1983 Sebas sufrió un accidente que le dejó parapléjico y a pesar de ir en silla de ruedas desde entonces, defiende que su vida es tan buena o mucho mejor que la de otros que pueden caminar. Actualmente es conferenciante en el campo de la motivación y practica golf adaptado. En el año 2010 se proclamó Campeón de Europa de Golf en silla de ruedas.

-Estoy pensando que es lunes, suena el despertador, en una hora tengo una reunión de trabajo… y me pregunto, ¿de verdad es posible levantarse cada día de buen humor?

Es posible seguro, porque yo y mucha gente lo hace. Para levantarte de buen humor no tengo una fórmula secreta o mágica, yo sé lo que hago yo, que es pensar en todo lo que tengo, pensar en positivo, pensar que soy una persona afortunada. Dónde vivo, donde estoy, qué familia tengo, cómo es mi vida, y que mucha gente haría lo que fuese por tener la vida que yo tengo aunque vaya en silla de ruedas. Algo que para mí es accesorio. Si te centras y pones el acento en todo lo que tienes, no tienes tiempo de pensar en lo que no tienes y eso es lo que te hace estar de buen humor.

-Y piensas que trasladado al entorno laboral, ¿es posible estar de buen humor en la oficina o en el lugar de trabajo todos los días o la mayor parte del tiempo?

Absolutamente. Es lo mismo. Nos pasamos la vida en general  quejándonos, de todo. Deja de quejarte, quejarse es mirar hacia un lado, mira hacia el otro y en lugar de quejarte por lo que no tienes o podrías haber tenido, piensa en lo que tienes. Tienes un trabajo, podría ser mejor, tu jefe podría ser mejor, tus compañeros también. Pero es lo que hay, es una realidad, personas hay de todo tipo, jefes también y hay que convivir con ellos, aceptarlos y dar gracias de lo que tienes. Colabora aportando tu granito de arena para que la convivencia entre personas, con tu carácter y con tu forma de ser sea mejor, para crear un clima de agradecimiento, de buen rollo. Si alguien te trata mal, no lo tengas tan en cuenta, no lo pagues con la misma moneda. Estarías haciendo tú lo mismo. Págale con otra moneda y quizá consigas que esa persona cambie.

-Como conferenciante, cuando has impartido charlas en empresas, ¿cuál es el problema que te has encontrado? ¿Cómo estamos ahora en las empresas y cómo podemos llegar a ser más saludables?

Yo lo que percibo en las empresas es que siempre queremos más. No nos contentamos con lo que tenemos. Esto no está reñido con la ambición, la ambición es buena pero lo que es malo es tener envidias, celos, tener miedo a todo, a los cambios, miedo y dudas sobre nuestra propia capacidad para afrontar nuevos retos, proyectos u objetivos y nos genera inseguridad. Pongo un ejemplo con mi persona, a mí la gente me ve con un gran espíritu de superación, y no lo tengo. Yo me he visto en un momento de mi vida con la necesidad de llegar a un punto que era inimaginable para mí. Me vi en la necesidad de llegar hasta ahí y tampoco cuesta tanto. Tenemos mucha más capacidad de la que nos creemos, y nuestros límites están mucho más allá de donde pensamos que están. En las empresas  a veces aparecen los “primos hermanos” como yo les llamo de la negatividad: las envidias, el querer llegar donde otro ha llegado, el no alegrarte por el éxito de un compañero, no ayudar y esperar que te ayuden. Yo creo que tiene que ser al revés, ayuda tu para conseguir un fin, colabora, ayuda tú y verás cómo acaban ayudándote a ti.

-Al hilo de esto, ¿crees que el ser humano es demasiado ambicioso en general? Es la sensación que me queda cuando leo unas declaraciones tuyas en las que dices: Si hago un repaso de las cosas que me he perdido por el hecho de no poder andar, evidentemente que la lista será larga; pero si, a continuación, de entre ellas busco las que verdaderamente resultan importantes o trascendentales, os aseguro que la lista se reduce hasta prácticamente desaparecer.

Yo creo que el ser humano más que ser ambicioso, el problema es que se fija más y pierde más el tiempo en lo que no tiene, en lo que podría haber tenido, lo que ha dejado de conseguir, lo que ha perdido, lo que le han quitado. Pero esto no tiene ningún sentido. Tu fíjate en lo que tienes y en lo que puedes conseguir, y lucha por ello. Yo por ir en silla de ruedas, vale no ando, y ahora después de 35 años sin andar y durante este tiempo, ¿qué me he perdido importante por no andar? Pues nada. Yo quiero estar con mis amigos, mi familia, quiero hacer lo que hago, quiero estar con ellos, pero no necesariamente estar de pie, puedo estar sentado o tumbado. Quiero sencillamente estar, que no me quiten a estas personas. He viajado, me he casado, tengo hijos, juego al golf, trabajo. Si describes mi vida es una vida normal y puede ser envidiable, y luego dices, pero va en sillas de ruedas, yo diría que sigue siendo envidiable igualmente.

-Algunos de los capítulos de tu libro son verbos: disfrutar, creer, agradecer, aprender, reflexionar y hacer. ¿Cuál es el más importante de todos para ti?

Reflexionar. Es un libro que habla de desarrollo personal como lo entiendo yo y para mí el desarrollo personal es algo bien simple. Mi desarrollo personal es intentar ser mejor persona. Y para ser mejor persona lo que hay que hacer es pulir nuestros defectos, y para ello hay que reflexionar. Darnos cuenta de dónde fallamos, de donde somos más débiles. Mirar nuestros defectos, reconocerlos, reflexionar, tomar la determinación de mejorar en ello y a partir de ahí actuar. Y todo nace de la reflexión, averiguando cómo somos sin miedo. Los defectos de los demás los vemos enseguida, pero los nuestros nos cuesta más.

-¿Cómo te ayudó en su momento cuando tuviste el accidente y cómo te ha ayudado en este tiempo el deporte?

Antes del accidente practicaba cualquier deporte, era bastante deportista, y los deportes que practicaba cada semana era el golf y el fútbol. Con el accidente, no puede jugar a ninguno de ellos. Al principio nadaba después del accidente en la piscina de casa, y llevar la silla ya es un buen deporte, el hecho de llevarla a todos los lados hace que te pongas fuerte. Cuando retomé el golf, gracias a que encontré una silla que me desplazaba por el campo y me ponía de pie, el deporte me empezó a venir muy bien. Anímicamente fue como un flashback y volver a mi vida anterior al accidente, volvía a jugar al golf con los mismos amigos y el mismo club y fue recuperar una parte de mi vida que había perdido. Empecé a competir, a entrenar un poco más, y cuando tenía un rato libre intentaba mejorar para hacerlo mejor en los torneos. En el 2010 gané el campeonato de Europa de golf en silla de ruedas, a lo que hay que quitar mérito porque sólo competíamos dos- aquí no estamos de acuerdo con Sebas, el mérito es llegar hasta allí, hasta ese campeonato-.

Te recomendamos

La guía con las 30 etapas para hacer a pie, pero también en bici o si te apetece eleg...

El próximo 10 de octubre se celebra en Madrid la cita anual de empresas, administraci...

El cacao en polvo te permite disfrutar de las ventajas del chocolate sin remordimient...

¿CrossFit o Maratón? Conócete a ti mismo y encontrarás la motivación para hacer depor...

Inspiratory Muscle Strength Training, una ventaja para deportistas que también ayuda ...

Ratones con síntomas parecidos al Alzheimer recuperan la memoria con suplementos de t...