Te ayudamos a elegir gimnasio

Si este año has decidido por fin apuntarte a un gimnasio, con estos consejos te será más fácil encontrar al centro más adecuado.
Adrián Valero Duarte -
Te ayudamos a elegir gimnasio
Te ayudamos a elegir gimnasio

Acaban las vacaciones y te has propuesto empezar en el gimnasio, pero ahora la oferta de estos centros es tan grande que no sabes por cuál decidirte, ¿verdad? No te preocupes, siguiendo estas recomendaciones elegirás el destino correcto:

CONOCE LAS INSTALACIONES. Lo primero que debes hacer es interesarte por cómo es el gimnasio. No te apuntes a ningún gimnasio sin que te dejen ver cómo es por dentro. Pasa y fíjate en todo: vestuarios, maquinaria, capacidad… en definitiva, todo lo que te interese y pueda hacerte decidir por un cetro u otro.

PERSONAL CUALIFICADO. Intenta no ya que el gimnasio al que vayas tenga monitores, sino que estén lo suficientemente cualificados para poder ayudarte en todas tus dudas relacionadas con tu ejercicio. Aprovecha y consúltales cualquier duda, ya sea sobre cómo usar una máquina, planes de entrenamiento, alimentación y todo lo que creas que puede beneficiarte en tus sesiones.

MAQUINARIA. Puede parecer algo absurdo, pero fíjate bien en que haya suficientes máquinas como para no esperar o hacerlo lo menos posible a que otra persona acabe su rutina. No es agradable tener que parar tu ejercicio porque todas las máquinas están ocupadas. También pregunta cuánto tiempo tienen y, al empezar, pregunta para qué sirve cada una.

CANTIDAD DE GENTE. Como comentábamos en el punto anterior, la cantidad de gente que haya en el gimnasio pasa a ser un asunto crucial. Acércate en el horario en el que tengas pensado entrenarte y comprueba que no hay masificación de gente, ya que puede ser un problema a la hora de completar tu rutina. En el polo contrario, si el gimnasio está vacío en un horario ‘normal’, tampoco es buena señal.

HIGIENE. Jamás te apuntes a un centro que esté sucio. Un gimnasio sin el pertinente cuidado de la higiene es un nido de enfermedades. Recuerda que vas a ducharte, tocar máquinas y elementos que ya han usado centenares de personas. Si tu casa y tu lugar de trabajo están limpios, tienes que considerar que el gimnasio debe estar, por lo menos, en las mismas condiciones. 

UBICACIÓN. Esta decisión es clave para definir si durarás años en el gimnasio o apenas unos días. La cercanía del lugar donde vayas a apuntarte al domicilio o la empresa donde trabajes evitará ese sentimiento de pereza que nos angustia al tener que hacer un trayecto medio-largo para hacer ejercicio.

PRECIO. Con la oferta de gimnasios que existe en la actualidad, no te costará encontrar varios cerca y de cualidades similares. Infórmate de los precios y elige el que creas más adecuado para ti, pero recuerda que no por ser más caro tiene que ser necesariamente mejor.

Te recomendamos

Los comportamientos presentes en el liderazgo obedecen a la percepción que tienen los...

Analizamos los elementos que fomentan la motivación de los trabajadores y cómo aplica...

Analizamos el síndrome Boreout, una patología difícil de identificar debido a su simi...

Cada vez más países reconocen el derecho a la desconexión para cuidar la salud de los...