¿Quién se ha llevado mi queso?

Analizamos uno de los libros más reconocidos en el ámbito de la inteligencia emocional, que ahonda en la gestión del cambio.
Redacción -
¿Quién se ha llevado mi queso?
¿Quién se ha llevado mi queso?

Todas las personas pasan por algún momento de su vida en el que algo no va como se espera, en el que las cosas no van bien y se tambalea.  En ese instante de la vida, hay que pararse a pensar, saber reaccionar a tiempo y tomar las decisiones más adecuadas ante ese problema para seguir adelante.  Pero, ¿qué sucede si continuamos el camino de la misma forma que lo hacíamos hasta ese momento? Entonces es probable que las cosas no salgan como uno imagina.

Para ayudar en esta tarea contamos con ‘¿Quién se ha llevado mi queso?’ una obra de Spencer Johnson que, con ayuda de una fábula, guía al lector de “una manera sorprendente”, tal como se indica en el propio libro, para  afrontar el cambio en el trabajo y en la vida privada. En este artículo analizamos qué es la gestión del cambio y qué pautas nos ayudarán a afrontarlo de manera positiva. 

Sinopsis de '¿Quién se ha llevado mi queso?'

La historia narra el día a día de dos ratones, Fisgón y Escurridizo, y dos liliputienses, Kif y Kof. Los cuatro protagonistas pasan sus días corriendo por los pasillos de un laberinto en busca de queso, alimento del que dependen para nutrirse y ser felices. En un momento determinado, encuentran una habitación repleta de queso, por lo que deciden acudir a ella diariamente y alimentarse allí. Pero, como todo, el queso también se acaba.

¿Qué hacen los cuatro personajes cuando esto sucede? Mientras Fisgón y Escurridizo no dudan ni un segundo y salen a la búsqueda de más queso en cualquier otro rincón, Kif y Kof, se bloquean y niegan lo evidente deseando que un día vuelva a aparecer en aquel mismo lugar. Algo que nunca sucederá y que acabará frustrando a los liliputienses.

Tras una larga etapa de desencanto, acaban comprendiendo que deben cambiar de actitud y salir a buscarlo a otro lugar. Finalmente, lo hallan en otra habitación en la que se encuentran con Fisgón y Escurririzo. Estos últimos ya llevan tiempo allí, tranquilos y felices comiendo su queso.

El “laberinto” de la narración representa aquí el tiempo que cada uno dedica a buscar lo que desea, es  decir, el “queso”.

El “laberinto” de la narración representa aquí el tiempo que cada uno dedica a buscar lo que desea, es  decir, el “queso”. Puede ser  un puesto de trabajo, una relación, dinero, libertad, salud, reconocimiento… pero para conseguirlo, hay que ir a por ello.

En un momento de cambio como el actual, esta fábula se puede aplicar a la situación en la que se encuentran muchas personas. Reducciones salariales, despidos o cambios en la forma de trabajar dentro de una empresa son casos comunes. Aunque la moraleja de esta historia se pueda aplicar a muchos ámbitos de la vida, ‘¿Quién se ha llevado mi queso?’ está muy enfocado al mundo profesional, intentando ayudar tanto a jefes como empleados para salir adelante y afrontar el cambio de forma positiva. En ocasiones es necesario alejarnos de nuestra zona de confort, donde sabemos lo que podemos encontrar, para mejorar y desarrollarnos.

“La vida no es ningún pasillo recto y fácil que recorremos libres y sin obstáculos, sino un laberinto de pasadizos, en el que tenemos que buscar nuestro camino, perdidos y confusos, detenidos, de vez en cuando, por un callejón sin salida. Pero, si tenemos fe, siempre se abre una puerta ante nosotros; quizá no sea la que imaginamos, pero sí será, finalmente, la que demuestre ser buena para nosotros“. A. J. Cronin

 Artículos recomendados sobre el cambio:

Vencer al estrés para afrontar el cambio

3 reglas para despertar el aprendizaje

 

 

Te recomendamos

Los comportamientos presentes en el liderazgo obedecen a la percepción que tienen los...

Analizamos los elementos que fomentan la motivación de los trabajadores y cómo aplica...

Analizamos el síndrome Boreout, una patología difícil de identificar debido a su simi...

Cada vez más países reconocen el derecho a la desconexión para cuidar la salud de los...