Gira tu pantalla para ver la web de Saludables

Liderazgo
En busca de la ‘Chispa Suprema’ del Liderazgo.

En busca de la ‘Chispa Suprema’ del Liderazgo.

Enrique de Mora analiza las claves por las que las organizaciones necesitan líderes transformacionales.
28 agosto 2017 | Enrique de Mora - Conferenciante, escritor y consultor en Management.

Valga este título paródicamente cinematográfico e inspirado en la saga ‘Transformers’, para hablar de liderazgo y de… ¡transformación! Porque si hay una palabra que alberga en si misma la esencia de cómo debe ser hoy en día el liderazgo esa es T-R-A-N-S-F-O-R-M-A-C-I-Ó-N.

Hace pocas décadas, el liderazgo se concebía como algo puramente transaccional, basado en el intercambio: el líder proporciona recompensas a sus empleados, y éstos a cambio le brindaban su apoyo y realizaban su labor. Años más tarde, se asumió que el liderazgo debía también basarse en el carisma: el líder conseguía que sus seguidores se identificaran y confiaran en él. No hace demasiado tiempo, se abogó por una nueva vuelta de tuerca, el liderazgo inspirador: el líder lograba que los seguidores asumieran la visión que él proponía. Hoy parece claro que el liderazgo no debe ser sólo transaccional, ni carismático, ni inspirador, sino que debe fundamentalmente ser transformador. Los líderes transformadores son aquellos capaces de motivar a sus seguidores para que lleguen “más allá” de lo esperado (haciendo que trasciendan su propio interés en beneficio del interés del grupo).

Los líderes transformadores son aquellos capaces de motivar a sus seguidores para que lleguen “más allá” de lo esperado 

Los líderes transformadores se apoyan en cuatro tipos de conductas, algunas de las cuales responden a arquetipos digamos clásicos del liderazgo:

1) El carisma

2) La inspiración

3) La estimulación intelectual (consigue que los seguidores desarrollen su iniciativa y creatividad) 

4) La consideración individualizada (trata a sus seguidores de manera personal dentro del grupo)

El carisma o la capacidad de inspirar por sí solas no son suficientes, pero combinadas entre sí y aderezadas con las dos últimas capacidades logran un cóctel muy interesante.

El liderazgo transformador, por tanto, es aquel que asume como prioritario el crecimiento personal de los seguidores. Crecer y desarrollarse es una necesidad humana fundamental. Hay una poderosa fuerza en el interior de la mayoría de individuos que nos incita y nos empuja a mejorar. Como afirma Maxwell Maltz, un cirujano reconvertido en experto en desarrollo personal, las personas somos como los ciclistas: si no nos movemos hacia delante, nos caemos. Esta metáfora ilustra muy gráficamente la importancia del desarrollo en las personas. Lo que un directivo espera de su equipo y la forma que tiene de tratarlo, determina en gran medida el progreso y el rendimiento profesional del mismo. Como decía Blaise Pascal, “Trata a un ser humano como es, y seguirá siendo como es. Trátalo como puede llegar a ser, y se convertirá en lo que puede llegar a ser”.

Umair Haque afirma que el trabajo de un líder no es (simplemente) dar discursos inspiradores, sino que consiste en inspirar a la gente en el sentido más genuino de dicho verbo (inspirar: soplar hacia dentro). Dicho de otro modo, los buenos líderes infunden vida a las organizaciones de las que son responsables. Infunden vida, concretamente, a las posibilidades de las organizaciones y de sus integrantes. Hacen posible que los demás se atrevan, imaginen, creen y construyan. No se limitan a animarles a hacerlo; suya es la difícil tarea de elaborar los procesos, roles e incentivos que realmente habilitan a los empleados para hacerlo. Es decir, ayudan a sus colaboradores a transformarse en mejores empleados y personas (y, en algunos casos, en los líderes del futuro).

Y una cosa más…. El adjetivo “transformador” del nuevo liderazgo nos remite, casualmente, al sustantivo que encabeza la expresión de moda en el mundo del Management: “transformación digital”. Es obvio, por tanto, que el liderazgo transformador debe comprender el “liderazgo transformador digital”, un modelo de dirección que favorezca la agilidad de la organización y su adaptación a los nuevos tiempos (aprovechando las oportunidades tecnológicas para mejorar la estructura y sus procesos, incluyendo la forma de relacionarse con el cliente). Como defiende Enrique Dans, la idea de transformación digital es profundamente estratégica, tiene muchísimo más que ver con el liderazgo que con las herramientas.

¡Eureka! Hemos encontrado la ‘chispa suprema’ de liderazgo: el buen líder es aquel capaz de impulsar la T-R-A-N-S-F-O-M-A-C-I-Ó-N de sus colaboradores (lo que incluye la transformación digital de los mismos y de la organización).

Como siempre, la teoría es relativamente fácil. Lo complicado es hacerlo. Si quieres ser un gran líder (transformador), debes crear tu propio estilo y, como los “Transformers” de la saga cinematográfica, saber también transformarte tú mismo. Día tras día. El liderazgo es un ejercicio continuo. Es un proceso. Experimenta. Ensaya. Equivócate. Corrígete. Pide ayuda. Pide feedback. Contrasta. Comparte. Y crea tu traje a medida de líder. Piensa también en el mejor jefe que hayas tenido nunca. En aquel o aquella que lograba que tú dieras más, aquel al que no querías decepcionar. El buen liderazgo, se contagia (y el malo, ¡también!). Practicando e inspirándote en esos referentes, crearás tu propio estilo de liderazgo transformador. Único e intransferible.

 

Enrique de Mora. Conferenciante, escritor y consultor en Management. Autor de “Seduce y Venderás” y “Funny-Pop”, entre otros libros. Descubre más en www.enriquedemora.com Síguelo en RRSS: @enriquedemora

Artículos relacionados

Foto articulo

La gestión de talento y el liderazgo, el motor de las compañías

6 noviembre 2017 | Redacción

Estos dos aspectos gestionados de manera correcta pueden hacer que las empresas aumenten la productividad y mejoren sus resultados

Foto articulo

El difícil equilibrio del liderazgo

25 octubre 2017 | Enrique de Mora

El liderazgo debe ser auténtico y tener un propósito verdadero. Si un directivo no tiene claro su propósito y valores, es difícil que actúe como líder...

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.