Gira tu pantalla para ver la web de Saludables

Lenguaje
¿Cómo emplear el lenguaje saludable en el ámbito laboral?

¿Cómo emplear el lenguaje saludable en el ámbito laboral?

En este artículo te proponemos una serie de claves gestionar las relaciones dentro y fuera de la empresa.
7 mayo 2018 | Paula Benito Martín

¿Sabes que el 70% de las personas son tímidas? Este hecho ocurre en todos los países del mundo, la timidez no entiende de razas ni de nacionalidades. Sin embargo, es algo que se puede superar a través de distintas técnicas, como indica Pablo Claver en Por fin es lunes: 13 recetas para disfrutar de tu trabajo (edita LID, 2018).

Llega un momento en nuestra carrera en el que nos tenemos que empezar a relacionar. De hecho, es fundamental disponer de contactos laborales, ya sea de clientes, de colaboradores o de proveedores. Este tipo de relaciones se establecerán a través del networking, una acción muy útil, sobre todo, para las personas que forman parte de los departamentos comerciales o directivos. Hay verdaderos maestros en esta temática, pero a continuación te ofrecemos unas claves para elaborar tu propia red de contactos laborales:

- Busca a aquellos que quieras que formen parte de tu agenda en función de tus intereses laborales. Una vez los tengas localizados, accede a ellos de manera directa o a través de referencias que tengas en común.

- Acude a congresos, ferias, seminarios, cursos, es decir, a cualquier acto público en el que sepas que va a estar el contacto en cuestión.

- Relaciónate con personas nuevas para ir ampliando la agenda. Cuando acudimos a cualquier encuentro, lo habitual es acercarnos a la gente que ya conocemos, y eso es un error, ya que nos alejará de nuestro objetivo principal.

Otra forma de conseguir nuevos contactos o “colegas” laborales es utilizar el canal online, tanto las redes sociales como Internet en general. Estar presente en comunidades como Twitter, LinkedIn o Facebook, entre otras, hará que aumente nuestra visibilidad y es un buen paso previo a los encuentros en persona.

- Una vez que hayas creado una red extensa en función a tus prioridades, haz que no te olviden. Intenta mantener el contacto, aunque sea a través de llamadas telefónicas o correos electrónicos, y ofréceles cosas sin pedir nada a cambio, como nuevos contactos o información que les pueda ser útil.

El poder de la empatía, la asertividad y el feedback

Aumentar la agenda e ir añadiendo contactos tampoco lo es todo. Es importante cuidar las relaciones para que sean lo más saludables posibles. Según el autor mencionado, se puede trabajar el hecho de caer mejor a la gente y establecer mejores relaciones. Los consejos para mejorar en este aspecto son sencillos y aplicables a todos los aspectos de nuestra vida, ya sea profesional o personal: saluda a la gente y llámala por su nombre, interésate por sus preocupaciones, escúchales para conocerles lo mejor posible y, sobre todo, practica siempre la atención plena.

Otro aspecto a destacar, teniendo en cuenta las relaciones internas de la empresa, es la importancia de no dejarse nada en el tintero si hemos tenido una conversación o discusión con algún compañero. Si una situación nos disgusta o si queremos comentar algo, conviene hacerlo de manera inmediata para que el malestar siga creciendo.

La gestión de las relaciones es muy importante. Mantener un clima laboral positivo entre los compañeros se antoja fundamental, pues, según un estudio realizado por Gallup y mencionado por Pablo Claver, la primera causa de infelicidad en el mundo laboral es no saber tratar con los jefes. No es obligatorio que nos tengamos que llevar bien con los jefes, pero sí lo es disfrutar del trabajo. A continuación, te mostramos una serie de consejos de Luis Pita, fundador de Fidelia Group, para gestionar a los jefes y ganarnos su confianza.

-  Ponte en su lugar: Al principio puede ser incómodo, pero poco a poco te irás dando cuenta de que empiezas a entender mejor a tu jefe.

-  Busca soluciones a los problemas que surjan: No intentes siempre que te los solucionen otras personas y en lugar de hacer críticas, trata de resolver las dificultades que vayas encontrando por el camino.

-  Cumple: No prometas aquello que no puedes llegar a cumplir por falta de tiempo u otros factores. Es, incluso, mejor prometer poco y cumplir mucho.

Por último, cabe destacar en este ámbito la importancia del feedback o retroalimentación. Si queremos mejorar es necesario recibir las distintas opiniones y percepciones de las personas que están a nuestro alrededor. Eso nos ayudará a entender de donde vienen nuestros fallos y qué aspectos podemos cambiar para mejorar nuestras actuaciones y comportamientos.

El poder de la sonrisa, la risa y las palabras de cortesía

Esta receta es simple y basta sólo con dar tres pasos para que aplicarla correctamente. Pablo Claver nos da tres recomendaciones:

-  Sonríe. Activarás las neuronas espejo de tus interlocutores y ellos te devolverán la sonrisa. Así todo irá mejor, ya que predispondrás a las personas a que les caigas bien.

-  Ríe. Reír es saludable y nos ayuda a ser positivos. Hay muchas formas de conseguirlo, queda con compañeros de trabajo fuera de la oficina, prepara algún plan con amigos o familiares o, incluso, puedes probar con talleres de risoterapia.

-  Sé cortés. Saluda al entrar y despídete al irte. Utiliza las frases más corteses que conozcas y las que agraden a las personas de tu entorno laboral y familiar. Algunos ejemplos sencillos son: ¿Cómo estás?, ¿Te puedo ayudar?, Con mucho gusto, Es un placer.

Recuerda que, para habituarnos a sonreír, reír y ser cortés se pueden cambiar los hábitos y convertirlo en una costumbre que se grabe en nuestro subconsciente. Prueba a utilizar los gestos y las expresiones que acabamos de mencionar y verás cómo, poco a poco, las relaciones con tu entorno irán mejorando.

Artículos relacionados

Foto articulo

Thin Slicing: Causa buena impresión en los primeros segundos de negociación

9 abril 2018 | Paula Benito Martín

El aspecto físico o el lenguaje no verbal son algunos de los factores más influyentes en la elaboración de una buena impresión.

Foto articulo

Cinco pasos para mejorar tu oratoria

5 abril 2018 | Paula Benito Martín

La práctica y la formación pueden hacer que hablar en público sea motivador. Así lo demuestra Mónica Galán en su libro Método Bravo.

Comentarios

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.