Gira tu pantalla para ver la web de Saludables

Consejos para una mejor comunicación
Aprender a dar malas noticias

Aprender a dar malas noticias

Escuchar es uno de los aspectos clave a la hora de afrontar una comunicación complicada. Analizamos por qué.
10 agosto 2016 |

El 60% de los problemas empresariales son consecuencia de una mala comunicación según el padre del management Peter Drucker. Otro experto, Enrique Sueiro, se hacía eco en algunas de sus conferencias de este problema para replantear cuál es la mejor manera de comunicarse que tiene un directivo y, por tanto, cómo debe dar malas noticias.

Paradigma de la comunicación

Sueiro, doctor en comunicación, voltea el paradigma de la comunicación situando la escucha en el comienzo. Una labor que requiere de humildad y de apertura mental. Este nuevo paradigma se basa en el “escucho, luego comunico o comparto”. Lo que en inglés podríamos denominar CLO “Chief Listener Officer”.

Para Sueiro el líder del pasado se basaba en el habla, el del futuro lo hace en la escucha. Una actitud que tiene efectos positivos sobre la organización en la medida en el equipo está motivado al sentirse atendido y hay más posibilidades de detectar problemas. En base a esto este doctor ha desarrollado diversas teorías como el 80/20 de escuchar/hablar, la fórmula de las 3C (comunicación+coherencia=confianza) o la referencia de rectificar.

Contar malas noticias

Las malas noticias son inevitables, comunicarlas bien no. Si escuchamos “sabremos cómo contar”. En una ocasión, afirma Sueiro, le preguntaron cómo informar sobre un ERE en una empresa. Y él echó mano del reloj y de la sensibilidad ya que en este momento “lo importante no es llegar sino hacerlo a tiempo”. En el caso del ERE si en su momento “no hemos comunicación preventiva es la hora de convocar a la gente para pedir perdón. Esa genuina acción comunicativa no cambia el pasado, pero sí el futuro”.

Es en situaciones como esta donde se hace palpable que si una realidad se niega puede provocar desconfianza interna. Leonardo Castellani señala que “no hay peor escándalo que querer suprimir la verdad por miedo al escándalo”.

Además de escuchar Sueiro aconseja establecer un equilibrio entre el silencio y la verborrea. Lo justo está, según él, en “mensajes claros” y no en demasía. El silencio es malo ya que como determina R. Tagore “lo terrible conocido es mucho mejor  que lo terrible desconocido”. Eso sí, la omisión puede resultar tan perjudicial como el exceso, lo que Sueiro llama “la retórica prostituida”.

Sin artificios

Miguel Ángel Martí asegura que “sólo escuchamos de verdad a quién amamos”. Algo que Sueiro, en el campo laboral, cambia por el reconocimiento. Por eso apela constantemente a la necesidad de escuchar con el corazón. Por eso, a lo largo de sus artículos o conferencias, reitera palabras como sensibilidad, perdón o verdad. Para Sueiro lo fundamental es mostrarse sin artificios. Incluso diciendo que algo se ignora o que se ha fallado. Manipular la realidad puede beneficiarnos a corto plazo, a largo lo único que conseguirá es producir desconfianza y que generemos descrédito.

Tags

Artículos relacionados

Foto articulo

Nos jugamos la vida en las conversaciones

9 junio 2017 | Redacción

Según Álvaro González Alorda gran parte de nuestras comunicaciones generan problemas por no mantener conversaciones.

Foto articulo

La reunión que sale como tú quieres

10 agosto 2016 |

Repasamos una serie de consejos sobre la actitud, la escucha o el lenguaje que debemos tener para que un encuentro laboral sea eficiente.

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.