Gira tu pantalla para ver la web de Saludables

Bienestar emocional
¿Cómo alejarnos de los pensamientos perjudiciales?

¿Cómo alejarnos de los pensamientos perjudiciales?

SEgún G. C. Giacobbe la concentración en lo que hacemos es el remedio para alejar los pensamientos perjudiciales
28 diciembre 2016 | Redacción

El número de peligros que se inventa el hombre es infinito. El compañero de trabajo que nos quiere hacer la cama, el amigo que nos quiere levantar a la mujer; el inspector fiscal que parece que le va la vida en dejarnos en bolas …” Todos estos son pensamientos perjudiciales para Giulo Cesare Giacobbe, doctor en psicología y escritor. Y en eso ha centrado su último libro “Cómo dejar de hacerse pajas mentales y disfrutar de la vida”(edita La esfera de los libros).

Como el título la escritura resulta desenfadada y directa. Con constantes apelaciones irónicas al lector a través de paréntesis y pies de página. Así el escritor consigue disfrazar una obra que resume cómo alejarnos de esos  “actos de pensar en cosas que no tienen ninguna relación con la realidad”. Giacobbe distingue entre el mundo de los pensamientos y la realidad, es decir,“nuestro cuerpo y el ambiente que nos rodea”. A su juicio “el pensamiento es un sustituto de la acción” y si no nos lleva a esta será perjudicial. Por el contrario aquel pensamiento que da lugar a una acción capaz de eliminar las condiciones ambientales negativas cumple perfectamente su función defensiva.

De ahí que podamos distinguir entre lo positivo y lo negativo “El pensamiento es como un cuchillo: lo puedes usar para untar mantequilla en una rebanada de pan o para rebanarte tú mismo el cuello”.

Son muchas las personas que pierden tiempo y energía por pensamientos sobre hechos que no han ocurrido, que podrían ocurrir, de reacciones que nunca llegarán… Para dejar atrás este tipo de procesos Giacobbe recomienda cambiar la actitud y “concentrar la atención en aquello que estás haciendo, en lo que está sucediendo, en el mundo que  te rodea”.

Y es aquí donde se abre a la segunda parte del título de su libro, ya que según explica “la presencia mental en la realidad es el secreto para disfrutar de la vida”. La idea es sencilla de entender pero difícil de llevar a la práctica. Comprende tres fases. La primera centrada en el mundo que nos rodea. Se trata de concentrar el mundo material en el “si concentras tu atención en un hecho o un objeto, estos se hacen reales para ti”. El segundo paso lo sitúa en el cuerpo “cada vez que estés preocupado, que tengas miedo o estés angustiado por algo que desees lo que no puedes obtener […] dirige tu atención a tu cuerpo:  descubrirás que tienes la respiración agitada, que el corazón te late demasiado deprisa, que el estomago se ha contraído, que tienes los músculos del cuello y la espalda duros como piedras”, entonces debemos situar la atención en nuestro cuerpo para conseguir relajación,  a través de métodos como aprender  respirar. La última etapa es la mente, para la que también pide observación, “si te sientes agitado no hagas fuerza alguna contra la tensión aprende a observarla, acéptala y obsérvala”.

En definitiva la observación detenida de las cosas, la concentración debe centrar nuestros hábitos. Así conseguiremos evitar esos pensamientos que provocan tensión y no nos conducen a  ningún lado.

Artículos relacionados

Foto articulo

Las vacaciones, ¿obligadas o voluntarias?

24 julio 2017 | Redacción

Tras el rechazo de Cifuentes al disfrute de sus vacaciones, analizamos cuáles son sus consecuencias en el bienestar del empleado.

Foto articulo

España, uno de los países europeos con menos flexibilidad horaria

17 julio 2017 | Cristina Porcel

Encuestas revelan que la conciliación laboral es uno de los criterios más demandados a la hora de buscar trabajo

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.