Gira tu pantalla para ver la web de Saludables

Bienestar emocional
10 errores en el proceso de reclutamiento

10 errores en el proceso de reclutamiento

Es importante reconocer que la contratación lleva tiempo y que contratar a un buen candidato no será algo que se pueda hacer en unas pocas horas.
9 agosto 2017 | Redacción

El reclutamiento puede ser una tarea muy compleja si no se hace de la manera adecuada. Este artículo se centra en 10 errores comunes de contratación. Evitarlos le ayudará a conseguir mejores empleados y mejores procesos:

1. No buscar en casa, pero sí fuera

Este es un error muy común, el empleador no hace publicidad de la vacante a sus trabajadores. En algunos casos, el empleado más adecuado podría estar ya en la empresa. Al no hacer ninguna operación interna, los empresarios van a perder la oportunidad de utilizar las redes profesionales de su empresa y van a gastar tiempo y recursos entrevistando nuevos candidatos cuando el candidato idóneo está al lado.

2. No poder explicar el proceso de la entrevista

Algunas entrevistas pueden tener funciones adicionales, como otras entrevistas y pruebas prácticas. Todos los candidatos deben ser debidamente informados acerca del proceso de la entrevista y el tiempo estimado para tomar una decisión.

3. Buscar una réplica exacta

Esto es muy común entre los entrevistadores. Esperan contratar a un empleado que ha hecho el mismo trabajo en un lugar similar. Esto pasará por alto el potencial, la innovación y la creatividad. Puede haber cientos de candidatos que son perfectos para el puesto, pero que no cumplan los criterios anteriores.

4. Utilizando la misma fuente una y otra vez

Los empleadores tienden a ser bastante predecibles en su proceso de contratación. Si se utiliza una vez con éxito una fuente en particular (portal de internet, agencia…),  se tiende a utilizar de forma continua. Esto limitará el potencial de su búsqueda.

5. Buscar un superhéroe

La mayoría de las ofertas de empleo piden experiencia y diferentes calidades. Cuando se especifican demasiados criterios como necesarios, los buenos candidatos pueden aplazar la presentación de su solicitud. Es poco probable que muchos de ellos estén a la altura de todas las exigencias. Es aconsejable que la búsqueda sea equilibradas y no que busquen superhéroes que todo lo pueden.

6. No dar información exacta del trabajo

Algunas empresas ponen ofertas demasiado vagas que hacen de la preselección una pesadilla. Lo más importante es dar una descripción adecuada de lo que se va a realizar. Ser más explícitos puede filtrar la lista de candidatos desde un principio, así ahorramos tiempo en fases posteriores de tiempo más adelante.

7. No asignar un plazo adecuado en el proceso de contratación

Es importante reconocer que la contratación lleva tiempo y que contratar a un buen candidato no será algo que se pueda hacer en unas pocas horas. El proceso normal para un trabajo en una empresa de tamaño medio sería de dos semanas. Esto le dará tiempo para ver a varios solicitantes, así como afinar la idea del candidato perfecta. Resista la tentación de emplear la primera persona que ve, la persistencia trae recompensas significativas y, también, un proceso de selección justo.

8. La falta de participación de personal clave en las entrevistas

Todos los directivos que se encargarán de la posición prevista deben participar en el proceso de entrevistas. Lo ideal es que colabore  alguien que también está en el mismo nivel que el nuevo empleado. La participación de múltiples partes interesadas será de gran ayuda en la selección de la mejor opción para el trabajo.

9. Contratación exclusiva a través de reclutadores externos

Una fuerte dependencia de los reclutadores externos a menudo pone de relieve un problema mucho más profundo en la organización. La contratación de consultores externos pueden traer buenos candidatos pero supone un gasto y, en muchas ocasiones, es útil involucrar a los propios empleados en el proceso.

10. No ofrezca el trabajo justo después de la entrevista

A pesar de que algunos directores pueden tener la tentación de ofrecer un puesto de trabajo después de una entrevista, porque sienten “que el candidato es perfecto”, no es lo mejor que se puede hacer. A menudo habrá un candidato mejor más adelante en el proceso y no es justo para el resto de la lista cortar el proceso de forma abrupta. Si es posible, todos los candidatos preseleccionados deberán ser entrevistados y todos deben tener las mismas oportunidades.

 

*Artículo original en Simplified Recruitment

Artículos relacionados

Foto articulo

3 reglas para despertar el aprendizaje

16 agosto 2017 | Adrián Díaz-Caneja

El profesor Ramsey Musallam cambió su perspectiva de la enseñanza tras una grave enfermedad. Ahora maneja tres claves, todas basadas en la curiosidad.

Foto articulo

10 reflexiones sobre el conflicto en la organización

14 agosto 2017 | Redacción

Desde Think&Action reflexionan sobre la naturaleza del conflicto y los motivos por los que no tiene que ser algo negativo para nuestra organización.

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.